Según la wikipedia, la gamificación es: “es el uso de técnicas, elementos y dinámicas propias de los juegos y el ocio en actividades no recreativas con el fin de potenciar la motivación, así como de reforzar la conducta para solucionar un problema u obtener un objetivo”.

Todos los que tenemos contacto con niños, a nivel de padres o tutores, sabemos lo mucho que les gusta los niños el juego. Pues bien, hace algunos años se empezó utilizar los elementos del juego: reglas, recompensas, competencias, para aplicarlas al mundo de la educación. Tanto para al obtención de mejoras académicas, como para favorecer determinados comportamientos. Eso es definitiva, es la gamificación.

¿Qué es Class Dojo?

Class Dojo, es una aplicación gratuita que funciona tanto en la web como en dispositivos móviles y en todas las plataformas, que nos ayuda la hora de implementar una estrategia de gamificación.

La idea de “Class Dojo” es ayudar a llevar un control de las progreso y avances de los estudiantes en aquellos aspectos que queramos mejorar

¿Cómo funciona?

Class dojo se articula en varios niveles:

  • Colegio
  • Clase
  • Grupo
  • Estudiante

A su vez tiene varios roles de uso:

  • Director de colegio
  • Profesor
  • Estudiante
  • Padre

Esta estructura permite mucha flexibilidad a la vez que nos permite tener todo ordenado y controlado. Así, un alumno puede estar en un grupo, pertenece a una clase y esa clase pertenecer a un colegio. Además, el director del colegio puede conocer como funcionan sus clases, los profesores llevar el control de sus clases y los padres conocer los avances de sus hijos.

Para conseguir los objetivos de gamificación de los que hablábamos al principio, tenemos que definir aquello objetivos que vamos a premiar y aquellos que por el contrario queremos evitar. Por poner un ejemplo, para una clase concreta podríamos definir como algo a premiar.

  • El trabajo en grupo
  • La creatividad
  • El buen trato con los compañeros
  • Cuidado del materia escolar

Y como actitudes que queremos evitar:

  • Decir palabrotas
  • Hablar en clase
  • Pegar a otros compañeros
  • Correr por los pasillos

Para cada clase podemos definir unos objetivos diferentes.

A cada una de estas actitudes y comportamientos, podemos darle un valor positivo a o negativo. Estas puntuaciones podemos compartirlas con los alumnos para que, como si fuera un juego, vean sus avances y sean más conscientes de las cosas que hacen bien o mal.

En definitiva utilizando todo aquello que a los niños les atrae de los juegos para conseguir avances en sus actitudes, comportamientos y capacidades.

¿Qué utilidad puede tener Class Dojo?

Class Dojo, aparte de premiar o castigar distintas actitudes de los alumnos, permite:

  • Llevar el control de asistencia de los alumnos.
  • Tener un reloj para llevar el control de ciertas actividades.
  • Crear una diario de clase donde apuntar aquellos hitos que al profesor le parezcan importantes sobre el día a día de la clase.
  • Crear un portafolio del alumno donde registrar sus avances. Además podemos permitirle al alumno que escriba en ese portafolio personal, para hacerlo participe del proceso.
  • Tener una comunicación directa con los padres, tanto de las puntuaciones, como del diario de cada alumno para que así el padre tenga una información más directa de los avances del alumno. O bien comunicarle directamente alguna incidencia.

En definitiva, Class Dojo es una ayuda en la enseñanza que cada director de colegio, profesor, estudiante o padre, puede personalizar y adaptar a su manera de entender la educación.

Si queréis saber un poco más sobre este programa, aquí os dejo una serie de enlaces interesantes:

La robótica esta de moda, es muy raro que vivas en este planeta y no hayas oído hablar de ella, ya sea para hacer cursos, talleres o como “extraescolar” para los niños. Se hace en ayuntamientos, en colegios, en campamentos de verano y hasta en cumpleaños¡¡¡¡¡¡ pero; ¿realmente es tan interesante? y ya puestos ¿ayuda a los niños en algo?.

Teniendo en cuenta a lo que nos dedicamos en Garaje Imagina, supongo que pensaréis que la respuesta correcta es: SI, pero para vuestra sorpresa, la respuesta que os voy a dar es: DEPENDE.

Pero como dijo Jack el destripador, vamos por partes.

¿Que es eso de la robótica educativa?

Son una serie de herramientas educativas que combinan juegos tradicionales como Lego o Mecano a los que se han añadido sensores y motores eléctricos. Además, en muchas ocasiones estas piezas pueden conectarse a un ordenador, para programar sus movimientos y reacciones con herramientas de programación simple, como Scratch por ejemplo.

Ahora que sabemos lo que es, deberíamos preguntarnos cómo utilizarlo en beneficio de nuestros alumnos. Hay una definición en la wikipedia de Robotica educativa con la que estoy bastante de acuerdo:

Es la actividad de concepción, creación y puesta en funcionamiento, con fines pedagógicos, de objetos tecnológicos que son reproducciones reducidas muy fieles y significativas de los procesos y herramientas robóticas que son usados cotidianamente, sobre todo, en el medio industrial.

Martial Vivet

Es decir: La robótica educativa tendría como finalidad la de explotar el deseo de los estudiantes por interactuar con un robot para favorecer los procesos cognitivos.

La herramienta pedagógica más poderosa que ofrece la robótica educativa, es la de aprovechar las ganas de jugar que todos los niños tienen por la construcción de aparatos y máquinas, para conseguir que aprendan otras especialidades, como física, matemáticas o programación que son necesarias para conseguir el fin último de que el robot funcione de una manera correcta. Es utilizar el juego y la gamificación, para conseguir que nuestros alumnos aprendan conceptos y obtengan conocimientos que de otra manera podrían resultar más duros.

Así, en el planteamiento de los retos que propondremos a nuestros alumnos a la hora de construir un robot, tendremos que tener en cuenta, aquellos conocimientos que los niños necesitan aprender para poder concluir la construcción del robot y que este funcione. Por lo tanto más que el ¿Que enseñamos? la clave es ¿cómo lo enseñamos? y en este punto la metodología que utilicemos es fundamental. No es enseñar robótica, es qué conseguimos enseñando robótica, lo que hace de esta práctica una herramienta pedagógica.

Además hay otros tres factores muy importantes que pueden trabajarse a la hora de trabajar con robots:

  • El trabajo en grupo: favoreciendo la interacción en pequeños grupos de trabajo que faciliten la comunicación y el trabajo cooperativo.
  • La documentación y explicación del trabajo realizado: es importante que una vez terminado el trabajo el grupo de constructores sea capaz de explicar el trabajo realizado en una exposición pública.
  • La superación de la frustración: el fracaso es educativo, si un grupo no ha sido capaz de realizar el trabajo, debería tratar de comprender que ha fallado y tratar de aprender de ese fracaso.

¿Que opciones hay?

En le mercado hay una serie de kits y tecnologías que pueden utilizarse para la enseñanza de la robótica educativa:

  • Beebot: Es una “abestia” programable de una manera muy sencilla y que se desliza por una superficie con diversos juegos. Es adecuada para niños de infantil y primeros cursos de primaria.
  • Lego Weedo: es una kit de piezas de Lego a los que se ha añadido sensores y motores y que además puede programarse mediante Scratch.
  • MakeBlock: o la robótica open source. Uniendo piezas de mecano, arduino y scratch, para construir desde sencillos montajes hasta complejos robots.
  • Microduino: La manera más sencilla de iniciarse con arduino.

La robótica educativa puede llegar a ser una gran herramienta pedagógica, siempre que sepamos utilizarla par potenciar el aprendizaje de nuestros alumnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Qué aporta la robótica a la educación de los niños?

Ir arriba